Ejemplos de enlace iónico

Un enlace iónico es cuando se juntan átomos de elementos metálicos con otros de elementos no metálicos. En este tipo de enlaces, lo que se produce es que los átomos del metal ceden electrones a los átomos de un no metal, creándose en este caso iones de diferente carga.

El fenómeno sucede debido a que la atracción que tienen los iones con diferente carga es muy grande y a su vez provoca que los átomos queden unidos de manera fuerte.

¿Qué sale de un enlace iónico?

De un enlace iónico salen sustancias, las cuales tienen el nombre de compuestos iónicos, estos compuestos iónicos tienen una importancia muy grande desde el punto de vista de la ciencia porque las propiedades combinan los elementos de los dos átomos.

Podríamos decir por concluir, pues, que los enlaces iónicos son las fuerzas eléctricas que generan este tipo de unión.

Algunos ejemplos de enlace iónico.

Para hablar de ejemplos diferenciaremos entre los dos tipos existentes de enlace iónico. En primer lugar tenemos los conocidos como anión, que tienen carga eléctrica negativa, o dicho de otro modo, un exceso de electrones, normalmente se forman por no metales. Algunos ejemplos de enlaces iónicos anión son:

F- fluoruro, Cl- cloruro, Br- bromuro, I- yoduro, S 2- sulfuro, SO42- sulfato, NO3- nitrato, PO43- fosfato, ClO- hipoclorito

Por otro lado están los de tipo Catión, los cuales a diferencia del anión, tienen carga positiva, los más usuales se forman a partir de metales, aunque también los hay formados con no metales.

Na+ sodio, K+ potasio, Ca2+ calcio, Ba2+ bario, Mg2+ magnesio, Al3+ aluminio, Pb2+ plomo (II), Zn2+ zinc (o cinc), Fe2+ hierro (II) o ferroso, Fe3+ hierro (III) o férrico.

Existen muchos más ejemplos de enlace iónico que no entran dentro de esta ejemplificación, más probablemente, estos sean los más usuales.

Opina

*