Ejemplos de Adjetivos

En primer lugar estaría bien aclarar el concepto de adjetivo. Un adjetivo es una clase de palabra que tiene su función en complementar al sustantivo, lo califica. ¿Qué significa calificarlo? Pues bien, en realidad, esta calificación es añadirle características o propiedades que anteriormente no tenía, de algún modo, lo que viene a hacer el adjetivo es cambiar el significado del sustantivo, precisándolo o matizándolo en función de cada palabra.

Los adjetivos tienen una gran importancia en la lengua y en la comunicación, y no son sólo propios de nuestro idioma, sino que muchísimos idiomas utilizan este tipo de palabras para calificar a los sustantivos.

Un ejemplo muy sencillo de adjetivo sería decir “caballo rápido” donde “caballo”, en esta ocasión sería el sustantivo y “rápido” sería el adjetivo, es decir, la palabra que le aporta un significado concreto a la primera de las palabras.

Dentro de todos los tipos de adjetivos, existen algunas clases o variedades en función de algunos factores que a continuación vamos a detallar.

Algunos tipos y ejemplos de adjetivos

En primer lugar, hablaremos de los adjetivos adjuntos, que siempre van unidos al nombre, por ejemplo “cálido sol”. Otro tipo muy curioso de adjetivos son los adjetivos atributivos, que no son independientes, sino que requieren de un verbo (ser o estar) formando frases como “la noche ERA oscura”.

En función de su significado también podemos encontrar otra variación, los adjetivos explicativos y los adjetivos especificativos. Los primero de ellos son los que aportan más información sobre el sustantivo, aunque sin embargo no es una información nueva, por ejemplo “campo verde”. Los especificativos, por contra, añaden una cualidad que diferencia a ese sustantivo de los demás “coche sucio”.

Otros tipos de adjetivos son los cuantificadores, que vienen a medir el número o la cantidad, los adjetivos interrogativos, que siempre se acentúan. “Cuál”, “qué”, etc.

Opina

*